top of page

¿Estudiar duro o estudiar inteligentemente?

Seguro que alguna vez has escuchado frases motivadoras como “Trabaja duro” o "Sin sacrificio, no hay recompensa", pero no dejemos que este tipo de motivaciones nos lleve a estudiar muchas horas de manera ineficiente. Vamos a ayudarte a sacar tu oposición de la forma más inteligente, para que, en menos tiempo, avances más.


1. Priorización de Contenidos

Dado el amplio temario de las oposiciones de educación, priorizar es fundamental. Estudia primero un tema que creas difícil y otro que te llame menos la atención, harán que al terminarlos te sientas más motivado y solo queden aquellos que te resultarán más sencillos e interesantes.

Esta es la estrategia de División y Conquista, que te ayudará a mantener la motivación y a terminar antes con aquellos temas que pueden ser un lastre. 



2. Técnicas de estudio efectivas

Te damos varios métodos que te ayudarán con tu preparación, para que recuerdes mejor la información:

  • Palacios de la Memoria: Esta técnica involucra visualizar un espacio familiar (como tu casa) y asociar elementos del temario con distintos objetos o lugares en ese espacio.

  • Método Feynman: Explica en voz alta o escribe un tema como si lo estuvieras enseñando a alguien que no conoce nada sobre él, como si fueras tu el preparador de la oposición. Esto ayuda a clarificar y consolidar tu comprensión. Cuando preparamos algo para enseñarlo lo recordamos mejor y a más largo plazo.

  • Mnemotecnia: Usa acrónimos, frases o rimas para recordar listas o conceptos complejos.

  • Repetición Espaciada: Esta técnica se basa en revisar el material de estudio a intervalos cada vez más largos, lo cual es eficaz para mejorar la retención a largo plazo.

3. El papel de la Inteligencia Emocional

Desarrollar habilidades de autoconciencia, autorregulación y empatía, es crucial para el éxito en las oposiciones. Entiende cómo te sientes en cada momento y, también, que eres una persona que no puede estar funcionando como una máquina.

Los días que no consigas rendir, no te machaques, lo importante es que aunque no hayas cumplido tus expectativas, hayas sido capaz aunque sea únicamente de sentarte a estudiar. Valora tus esfuerzos, aunque creas que son pequeños.


4. Estrategias para la gestión del Estrés

Practica técnicas como la meditación y el yoga para mantener la calma y la claridad mental. No necesitas que sea mucho tiempo, 1/2 minutos te ayudarán a calmarte y poder continuar.

También puedes usar técnicas de visualización, imaginarte haciendo un buen examen, sacando una buena nota, incluso, ¡Obteniendo tu plaza! Esto te ayudará a mantener la motivación y gestionar la frustración.



5. Simulacros de examen bajo condiciones reales

Este es un obligatorio a la hora de preparar las oposiciones. Realiza simulacros en condiciones similares a las del examen real para prepararte mejor y manejar el estrés.


6. ¿Calidad o cantidad en el estudio?

Solemos agobiarnos por la cantidad de horas que le dedicamos al estudio. Lo cual puede jugar en nuestra contra, ya que esa preocupación te puede llevar a que estudies muchas horas, pero que no sean lo suficientemente productivas y que al final saques muy pocos resultados de largos períodos de estudio.

Por eso comienza centrándote en estudiar 1 hora solo, pero al máximo rendimiento. Sobre todo si estás empezando. Quizá después otra hora más. Centrándote en la calidad de las horas.

Hemos visto muchos casos de alumnos que trabajan mientras opositan, y le dedican 3 o 4 horas al día al estudio. Aún así, consiguen ser más productivos que opositores que le dedican 6 u 8 horas al día, sin trabajar.

Por que la cantidad no importa, la calidad es lo que te dará resultados.


7. Repasos: El mejor amigo del opositor

Los repasos son clave para tu oposición y deben ser un pilar importante en tu planificación del estudio del temario de la oposición, ya que puede marcar la diferencia.

Pongamos dos ejemplos:

El primer opositor no hace repasos, eso le ha permitido tener más tiempo para avanzar en un tema. Cuando llega diciembre este alumno ya se ha estudiado 12 temas. El problema es que no recuerda apenas nada de ninguno. Podría defender con seguridad 1 de los 12 temas, por lo tanto es como si solo supiera 1.

El segundo opositor sí repasa, lleva un control de en qué punto está en cada tema para asegurarse que no descuida ninguna parte del temario. Para cuando llega diciembre ha estudiado 7 temas, pero como podemos observar en su opotracker, se sabe los 7 temas como para defenderlos en el examen, y en 5 de ellos, se siente con la suficiente confianza para sacar un 10.

Aquí vemos el Opotracker del segundo opositor:


8. Construyendo un entorno de estudio óptimo

Crear un entorno de estudio óptimo es vital para mejorar la concentración y la eficiencia en el estudio. Aquí hay algunas recomendaciones clave:

  • Espacio dedicado: Designa un área específica solo para estudiar, libre de distracciones habituales. 

  • Iluminación adecuada: Utiliza luz natural o una lámpara de escritorio que proporcione luz clara y focalizada. 

  • Control del ruido: Usa tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido en ambientes ruidosos.

  • Orden y organización: Mantén tu espacio de estudio limpio y ordenado, lo que ayuda a mantener la claridad mental y reduce el estrés.



Conclusión

Sabes, al final del día, lo que realmente importa no es cuántas horas te has pegado al libro, sino cómo has usado ese tiempo. Es como cuando estamos planeando una salida y queremos que todo salga perfecto; pero esto puede llegar frenarnos. Es mejor proponerte hacerlo un poco mejor que ayer, o tan bien como ese día seas capaz (hay días más fáciles que otros). Lo importante es que sigues adelante, valorando los esfuerzos que haces. 

La clave es aprender a estudiar de una forma que realmente te funcione, cuidando de ti mismo en el proceso. Así, no solo te preparas mejor para lo que venga, sino que también te sentirás mejor, sobre todo a largo plazo.



390 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Rewind 2023

Comentários


bottom of page